Ingredientes (por persona)

  • Un tomate rojo y duro
  • 1 huevo
  • 1 rodaja fina de queso mozzarella

Preparación

Precalentamos el horno a 200ºC. Cortamos la parte superior de los tomates, los vaciamos y los ponemos boca abajo 5 minutos. Colocamos los tomates en una fuente de horno, ponemos en el interior de cada tomate un huevo (sin cascara), Salpimentamos y cubrimos con una rodaja fina de queso. Espolvoreamos un poco de orégano y perejil e introducimos en el horno 10/12 minutos. Ya tenemos una deliciosa y práctica receta.